SEPARACIÓN

En la separación, un bloque irradiando información en todos los sentidos que evocan lo singular para exaltarlo…

Lo que queda como remanente, será sujeto de evaluación constante para potenciar, excluyendo lo irrastreable para volverlo desechable…

Un hilo que une pero que también podrá romperse y aún no desaparecer.

BINARIO

Todo o nada, como resultado del pensar binario que se compromete solamente con las polaridades: con más variables, aumentan las derivaciones y la matriz se complejiza…

En un ambiente en el que las apariencias no se emparejan con las superficialidades, hay una posibilidad de que la integridad logre cambiar decisiones.

PREPARADO

Cuando se está preparado, adrenalina que fluye para componer más allá de lo conocido: apertura hacia lo desconocido para integrar lo resignado…

Cuando se atraviesa una racha de decisiones afrontadas, factor positivo espiralado que lleva a una cima ilusoria de la que eventualmente habrá que bajar…

ENOJO

Un enojo escondido en la penumbra, esperando salir en forma de sarcasmo…

Un dolor profundo que insensibiliza hasta no reconocer al otro…

Un malestar que amenaza con manifestarse en el lugar incorrecto…

En la sutileza, siempre se manifestará lo no registrado y en lo naturalizado, sobrevive la semilla de lo impoluto.

SATURACIÓN

Llega un momento para la saturación: estadío irrecusable para el salto irremediable, que te impulsa a abandonar lo antiguo sin más titubeo…

Prisión que se presenta asfixiante, necesidad de respirar que se apropia del resto de sentidos…

Y cuando todo parece sin salida, un punto que se ensancha para succionarte hacia tu nueva realidad.